¿Por qué es importante la gastronomía?

Comer es un placer. Esta máxima suele ser irrefutable: disfrutamos tanto de un buen plato gourmet como de una receta tradicional casera; ir a un restaurante forma parte de nuestro tiempo de ocio y comer entre amigos o rodeados por la familia, un evento social. La gastronomía va ligada a nuestro bienestar, pero a menudo no vamos más allá en el significado de este ámbito de la cultura que tantas alegrías nos proporciona.

Lo primero de todo que hay que tener en cuenta es que la gastronomía supone uno mayores exponentes de la variedad cultural de un país o de una región; a través de los diferentes productos y de las recetas tradicionales, no solamente descubrimos indicadores característicos de una zona concreta sino que, muy a menudo, estos son el resultado de una herencia cultural que se lleva poniendo en práctica durante generaciones, formando una parte imprescindible del acervo cultural. Esta variedad es, sin duda, uno de los aspectos que aportan mayor riqueza a un país, lo que nos lleva a otro punto imprescindible.

La gastronomía también implica el turismo; gente de todas partes acude ansiosa por descubrir cuáles son las especialidades culinarias de la región, abriendo la posibilidad de viajar con todos los sentidos, incluido con el gusto. El turismo gastronómico es una realidad que viene marcando tendencia desde hace ya años; la proximidad a esas zonas que resultan un exponente en la preparación de los productos estrella de un lugar es un valor que muchos visitantes tienen en cuenta a la hora de planificar sus viajes.

La cocina y los productos de una zona también son de gran importancia porque reflejan parte del estilo de vida que representa a la población. En España somos exponentes de la llamada dieta mediterránea, donde tienen un lugar clave alimentos tales como el aceite de oliva, tan beneficioso para nuestra salud, o la fruta, fuente de vitaminas imprescindibles para mantenernos en plena forma física, contribuyendo a un estilo de vida saludable y positivo, de la misma forma que crean una marca exportable con la que sentirnos identificados.

Por último, la gastronomía es tan importante porque constituye el modo de vida de todas aquellas personas dedicadas a la agricultura y a la ganadería, que se encargan de tratar con el máximo cuidado la producción de estos alimentos claves en nuestra cultura para que sean consumidos con todas sus propiedades y beneficios. En Almeson se encargan precisamente de hacer accesible la labor de estos artesanos, ofreciendo una gran variedad de productos de la península que son una seña de identidad de nuestra cultura gastronómica, como el jamón ibérico o el queso manchego.

Disfrutar de estos productos significa ser partícipes de la tradición y de la cultura que compartimos a través de la gastronomía.

Cocinar al compás de la música

A la hora de realizar cualquier actividad, la música es una gran fuente de inspiración para muchas personas. Existe música para estudiar y para realizar tareas intelectuales, música para hacer ejercicio, música para bailar y, por supuesto, música para cocinar. Prestigiosos cocineros como Quique Dacosta, Dani García o David Muñoz afirman que escuchan música para inspirarse mientras preparan sus deliciosas recetas.

Preparar los platos de forma amena

También es muy frecuente que los cocineros aficionados escuchen sus canciones favoritas cuando preparan sus platos en sus hogares, puesto que, de ese modo, cocinan con mayor entusiasmo e inspiración. Además, la preparación de los platos resulta más amena y distendida.

En las elaboraciones culinarias se emplean todos los sentidos: el gusto, el olfato, el tacto, la vista e, incluso, el oído. Y es que, aunque el oído es un sentido olvidado en tales menesteres, una buena lista de reproducción de canciones, además de ambientar la cocina, transmite bienestar y, lo más importante, favorece la inspiración.

Fácil acceso a todo tipo de música

Por fortuna, hoy en día, con las nuevas tecnologías podemos buscar cualquier programa para bajar música gratis y crear nuestras propias listas específicas para la hora de cocinar. De hecho, existen multitud de estilos de música para cada tipo de cocinero: pop, rock, jazz, blues, reggae, música clásica, etc.

Todos con distintos gustos musicales y con diversos modos de vida, pero con una pasión en común: la gastronomía. Tan solo es necesario efectuar una búsqueda en la red y descargar música inspiradora y agradable para preparar los más sabrosos y suculentos platos.

Para gustos, canciones

¿Por qué no bajar música y batir los huevos a ritmo de bossa nova o remover la cazuela al compás del mejor flamenco de Miguel Poveda? ¿Y qué se puede decir de sazonar los platos con reggae de fondo? Son actividades que, acompañadas de nuestra música favorita, se convierten en momentos felices y en experiencias de lo más enriquecedoras.

Cocinar con buena música aporta una considerable dosis de creatividad a cada una de nuestras comidas. Tanto es así que, dependiendo de la música que escuchemos durante la preparación de una comida, le daremos un sabor y unos matices diferentes. De ahí, la importancia y la influencia de la música en la gastronomía.

Conseguir los mejores platos con la mejor música

Podemos encontrar diversos programas para descargar música gratis; desde álbumes y discografías hasta mp3 y canciones sueltas. Unos excelentes programas donde bajar música acorde con nuestros gustos de modo rápido y sencillo. De tal modo, podremos almacenar nuestra música favorita para escucharla con cualquier dispositivo y en cualquier lugar, sin la necesidad de estar conectado a internet.

Algunos de los principales programas para descargar música son eMule, Ares, iTunes, Kazaa Lite Resurrection, iMesh, Frostwire, tBear Music y Blubster. Así que, elige tu programa para bajar música gratis e inspírate de la mejor manera para elaborar tus mejores platos y recetas.

 

Tipos de café para cafeterías, bares y hostelería

El café es más que una simple infusión, porque más allá de ser la bebida elegida en cafeterías  cierto es que se ha transformado en un elemento más de nuestra cultura y una prueba de ello es la variedad en cuanto a café para bares existen.

¿Las conoces a todas ellas? Hoy te contamos acerca de las más representativas.

Variedades de café para hostelería

La variedad de tipos de café para cafeterías es enorme, pero para poder clasificar mejor las distintas opciones que puedes encontrar en una carta, la hemos resumido en dos grandes grupos: café expresso y café cortado.

Café expresso

Con el café expresso se ve la calidad de los productos que los proveedores de café para cafeterías, proveedores de café para hoteles, y bares, como Nestlé Professional, comercializan, porque en este tipo de café destaca mucho más la calidad del grano de café y del mismo modo, queda en evidencia cuando este no es el adecuado. El paso fundamental entonces, de parte de quienes administran una cafetería o negocio de hostelería, consiste en  adquirir un buen producto en pos de satisfacer el paladar de los clientes.

¿Qué es lo imprescindible a conocer del café para hostelería denominado expresso? Pues que este tipo de café es probablemente el más antiguo de todos, el que abrió paso a todas las distintas clases de café que surgieron luego, lo que se debe a que su preparación es la más simple, cualquier máquina de café para hoteles o cafeterías será capaz de crear una infusión de estas características.

Su rápida preparación es quizá el atributo más conocido de este tipo de café y también la razón por la que recibe el nombre expresso o exprés, aunque la primera denominación es de origen italiano.  

No sólo se lo denomina café expresso, sino que también se lo suele llamar café solo, por su composición: consiste en 30 ml de infusión de café, que se prepara con agua hirviendo sobre granos molidos de café. Se suele servir en vasos o tazas pequeñas.

El café corto, el solo largo, el expresso doble, el americano y el carajillo son algunas de sus variantes.

Café cortado

El otro gran grupo dentro de esta clasificación de tipos de café es el cortado. Recibe este nombre porque se trata del café que no es 100% infusión de café, sino que puede ser combinado con otras bebidas como leche, whisky o crema, por mencionar algunas alternativas.

Este es también concebido como café solo al que se le agrega un poco de leche u otra combinación, de hecho, dependiendo de cuál sea la otra bebida con la que se lo combine, será el nombre que recibirá el café, por ejemplo, el café vienés lleva café y crema batida o el café bombón recibe este nombre porque se corta el café con leche condensada.

Si se trata de un tradicional café cortado con leche, se puede preparar con leche fria, natural o caliente, lo que variará el resultado final de la infusión.

El caffè macchiato, café asiático o café jamaicano son otras de las variables a este tipo de café.

¿Y el café con leche? Es una variable más del café cortado, sólo que en este caso, se sirve la misma proporción de leche y de café en tazas grandes de 200 ml.

Formación seguridad alimentaria: Tendencia a lo saludable

Tener una formación seguridad alimentaria al menos en una medida básica, es un deber de todos, pero lo es de manera especial para quienes están encargados de prestar servicios en la industria alimentaria, como los restaurantes.

Una mirada a las estadísticas mundiales sobre nutrición y obesidad, nos demuestran la necesidad de hacer correctivos en los hábitos alimenticios, medida que ha sido asumida por diferentes naciones que han planteado rutas para luchar contra esta peligrosa condición.

Inevitablemente, dentro de esta ruta están involucrados los restaurantes y en la actualidad, podemos ver cómo muchos han adaptado sus menús reflejando en ellos, platos más saludables y equilibrados.

En este sentido, a nivel gastronómico se ha desarrollado la tendencia de la comida saludable que no solo se limita al resultado en el servicio, sino que presta atención a todo el proceso de la cadena alimentaria, poniendo énfasis en la comunicación directa con el productor agropecuario y priorizando la utilización de alimentos orgánicos.

A todo esto, se suma una fuerte publicidad y estrategias de marketing orientadas a popularizar la tendencia por lo saludable, creando conciencia en el consumidor.

La comida rápida se suma a la causa

La mejor parte de esta iniciativa es el surgimiento de restaurantes de comida rápida pero saludable. Esto constituye una ayuda significativa a la causa por el cambio en los hábitos alimenticios y verdaderamente está teniendo resultados satisfactorios.

Por una parte, esto ha dado pie a la creación de recetas más creativas, lo que ha ayudado a que el consumidor cambie su opinión frente a lo poco atractivo que pudieran ser los platos saludables.

Y, por la otra, estas nuevas formas de elección y combinación de ingredientes naturales para la creación de comida rápida saludable, ha sido tan bien aceptada por el público, que cada día son más quienes repiten su elaboración en casa.

Y he aquí una razón fundamental del por qué hacía falta la cooperación de este sector; el acelerado ritmo de vida es una de las causas para optar por este tipo de comida, pero gracias a estas iniciativas, la preparación de comida rápida saludable en los hogares, ha aumentado. Sin embargo, aún falta mucho por avanzar en este tema.

Claves para conseguir el uniforme laboral para hostelería adecuado

Las claves para conseguir el uniforme adecuado para la hostelería se basan en dos principios fundamentales; comodidad y uniformidad.

El uniforme de la plantilla es un factor muy importante dentro de la imagen corporativa de la empresa. Los camareros son la cara visible del establecimiento y es importante que den una impresión óptima, ya que forman parte de la experiencia del cliente. Su imagen y actitud moldeará la impresión del cliente.

La uniformidad contribuye a otorgar una sensación agradable, tanto del personal como del local.

La coherencia entre el establecimiento y el uniforme da muy buena imagen de la compañía. Los colores y el estilo deben combinar con el ambiente y el diseño del local.

Para los camareros se puede optar por una combinación tradicional, pero infalible, compuesta de camisa blanca, con o sin chaleco, pantalón negro y zapatos oscuros. Se puede bordar un escudo en la camisa y chaleco para una imagen más compacta. Si el establecimiento lo permite, podemos incorporar toques de color, mediante líneas o estampados en los tejidos.

Siempre hay que tener en cuenta la estación del año en la que nos encontremos. En invierno apostaremos por camisas de manga larga con puños bien cerrados para trabajar con mayor facilidad y en verano camisas de manga corta de telas frescas y fluidas.

Para los cocineros, la última tendencia es apostar por chaquetas y camisas de colores, más atrevidas que las típicas blancas. El sistema de abrochado se puede elegir con botones tradicionales, automáticos, incluso cremallera, que queda oculta y no se ve.

En cuanto a las telas, en la actualidad contamos con tejidos anti fluidos, que lo que hacen es que las manchas no penetren en la tela. Con esto conseguimos que la prenda sea más fácil de lavar y permanezca como nueva durante más tiempo, alargando su vida útil. Otra de las ventajas que tienen este tipo de tejido es que no cambian de color y no necesitan ser planchadas.

Los gorros de chef también han evolucionado, ya no son tan altos como los de antaño. Incluso se puede optar, por pañoletas a juego del traje, para sujetar el pelo.

El calzado debe ser muy cómodo. Los zuecos crocs (ver ejemplo) son el modelo más popular y demandado, pero en esa línea existen otras marcas donde poder elegir. Es importante que sean de buena calidad y que incorporen una plantilla ortopédica, ya que el personal de hostelería tiene que estar muchas horas de pie, y esto hará que se note menos el cansancio.

El vestuario debe estar adaptado para mujer y para hombre. Para ello se puede elegir diferentes entallados o estilos dependiendo de la persona que lo vaya a llevar.

Es importante tener en cuenta que un vestuario laboral adecuado es una de las claves del éxito en un establecimiento hostelero. La ropa de trabajo además de proteger y facilitar la labor de los profesionales contribuye a mejorar la opinión de los clientes y ayuda a tener una visión más positiva de la marca.