La mejor ensalada veraniega

La ensalada de manzanas y nueces es perfecta para cuando aprieta el calor, y ahora que está terminando agosto y hemos sufrido todo lo sufrible y más, qué mejor manera de pasar el calor y entrar en septiembre que con una buena ensalada fresquita y veraniega. Los ingredientes son simples:

– 2 cogollos de lechugas romanas

– 10 tomatitos cherry

– 2 manzanas rojas

– Nueces peladas (con cuatro bastará)

– Parmesano (utilizaremos seis cucharadas, que serían 100 gramos, aproximadamente)

– Una cebolla

– Un limón

– Vinagre (con dos cucharadas es suficiente)

– Aceite de oliva (cuatro cucharadas)

– Sal

– Perejil picado

Preparación:

Esta ensalada para cuatro personas no tiene más misterio que el siguiente. Primero habrá que lavar bien los cogollos para eliminar la posible suciedad o bichos que pueda tener; los tomatitos cherry y las manzanas también hay que lavarlas bien. Se escurre todo  cuidadosamente (sobre todo los tomates) y las manzanas se secan. Procederemos a trocear la lechuga para añadirla en un bol para ensaladas (el material no importa, realmente) Pelamos la cebolla para cortarla en tiras finas. Los tomatitos los cortaremos por la mitad porque son muy pequeños de por sí. Añadimos a la lechuga tanto los tomates como la cebolla, y las nueces.

El limón lo partiremos por la mitad para exprimir una de ellas sobre otro cuenco. Quitamos el corazón de las manzanas con un aparato especial para ello, y cortamos lo restante en rodajas finas. Finalmente, cortamos cada rodaja de manzana en cuatro trocitos para que saborearlos sea mucho más fácil. La manzana la añadiremos en el bol donde hemos dejado el zumo de limón, y removeremos los trocitos. Después los sacaremos de ese bol, y lo incorporaremos al bol grande donde ya está tanto la lechuga como la cebolla y los tomates cherry. Y listo.

Ahora toca preparar el aliño al gusto. Yo personalmente utilizaré aceite de oliva, vinagre y sal en las cantidades que he expuesto en el apartado de ingredientes. Le añado un poco de perejil picado para darle un toque especial de sabor, y una pizca de sal.

El mejor plato para combatir el calor. Se prepara de forma rápida, se come de forma aún más rápida y la digestión es de lo más ligera. Las nueces son buenas para combatir el colesterol, y una manzana al día te evita tener que ir al médico, o al menos eso es lo que dice un dicho. Únete a la cocina veraniega y disfruta combinando ingredientes en tus ensaladas.

 

El sorbete de frutas, lo mejor para el verano

Yocomo es un portal de cocina muy útil para encontrar recetas cocina. Preparar un buen sorbete de frutas no lleva nada de tiempo, es muy sencillo, y los ingredientes normalmente son naturales y muy fresquitos. Por lo que es el mejor remedio para luchar contra el acuciante calor del verano. Puedes combinar el sorbete como te apetezca; escoger las frutas que más te gusten según el momento dado, y a por ello. Una de las ventajas de preparar sorbetes de fruta es la amplia variedad de ingredientes con los que puedes prepararlos. Esta vez os traigo el sorbete de frutas. Es para cuatro personas. Los ingredientes son:

– 6 limones

– Azúcar (ya diré en qué proporción)

– Varias manzanas (de todas las familias que encontréis, como la manzana granny smith o la manzana fuji.

– 1 mango

– 6 Nectarinas (iba a poner fresas, pero en la época en la que estamos sería difícil encontrarlas

– 1 Naranja

– 18 Cerezas

Cómo hacerlo:

Es muy sencillo, con añadir todos los ingredientes (previamente pelados) en una batidora o robot de cocina ya lo tienes hecho. Dato importante, la piel del limón le da un toque especial, así que aprovecha uno de ellos para pelar la cáscara e incorporarla a la batidora. Tritura todo muy bien e incorpórale cuatro hielos. Pícalo todo muy bien hasta que veas que no queda ninguna pieza de fruta y es todo líquido y espeso. Los ingredientes, como he dicho  antes, puedes modificarlos a tu gusto. El sorbete más famoso es el de limón con un chorrito de cava.

Cómo hacer un buen cochinillo

El cochinillo es uno de los platos más tradicionales de España, combinando una textura exterior crujiente con una carne tierna y jugosa por dentro, en su salsa. Cualquier invitado estaría más que satisfecho con un plato así. Y no es tan difícil de preparar. En Segovia se considera plato típico por excelencia, y en Ávila también se han unido a esta costumbre, y según qué ciudad, se prepara de una u otra forma. En Segovia no se sirven de especias, directamente aprovechan el jgo del propio cochinillo para darle todo el sabor. EL agua y la sal siempre acompañan al cochinillo, sin nada más, eso si lo quieres preparar al estilo segoviano. El cochinillo al horno está delicioso, veamos cómo se prepara:

Ingredientes:

– Un cochinillo (entre 4’5 kilos y 5’5 kilos, más o menos.

– Dientes de ajo

– Sal gorda

– Manteca de cerdo

– Tomillo y orégano

– Hojas de laurel

– Agua

Antes de empezar con el horneado, y después de haber comprado el cochinillo, procederemos a abrirlo por la mitad, desde la cabeza hasta el rabo, aunque yo recomendaría que fuera el carnicero quien deje preparado el animal. Después lo dejamos a un lado para pelar los dientes de ajo (con dos o tres es suficiente) y lo cortamos en trocitos pequeños. Lo mezclamos con la sal gorda, el tomillo y el orégano. Otra posibilidad es machacar mucho el ajo hasta que quede una pasta y se pueda mezclar mejor con todos los ingredientes. Otra recomendación es prepararlo un día antes, para que tenga más sabor.

Después precalentaremos el horno a 150 grados para que luego no tarde tanto en hacerse el cochinillo. Lo dejamos precalentándose durante una hora aproximadamente, mientras nos encargamos de extender el preparado que hemos mezclado antes con todos los ingredientes, por todo el cochinillo. Yo utilizo siempre una brocha para esta tarea. Después colocamos el cochinillo en una bandeja de horno o si es de barro, mucho mejor, y dejamos que la piel del cerdo quede hacia arriba.

Después hay que añadir a la bandeja un vaso de agua y las hojas de laurel para darle sabor. Se derrama por la parte de abajo, evitando a toda costa mojar la piel del cochinillo. Después derretiremos la manteca de cerdo a temperatura baja, durante dos minutos en el microondas. Después untaremos la manteca de cerdo previamente fundida sobre la cabeza y cuerpo del cerdo. Es importante que antes se pinche la cabeza y la piel del cuerpo para evitar que se formen bolsas de aire.

Y ya lo tienes, solo tienes que dejarlo en el horno hasta que quede bien dorado y crujiente, y listo.

La mezcla entre donut y croissant ya está aquí

La cronut manía ya llegado ya a España. Estas noticias cocina las va recopilando Yocomo, un portal gastronómico que cada vez va adquiriendo más notoriedad (y más seguidores) El chef francés Dominique Ansel ha sido el culpable de tal popularización. Esta creación, cuanto menos atrevida, ha arrasado en Nueva York. Desde una pequeña pastelería del soho americano, este cocinero francés ha conseguido inventar un aperitivo nuevo que tiene muy buena pinta: mezcla entre croissant y donut. Sin duda, la mejor merienda americano/francesa que podría existir. Los ingredientes de la masa son similares a los croissants, pero la capa que cubre este “cronut” es glaseada y tiene un relleno de crema. Lo que lo convierte en el primer híbrido entre donuts y croissants.

“Empezó como una nueva edición de nuestro menú. Lo anunciamos en nuestro blog, y el primer día ya tuvo centenares de entradas. A la gente le gustó mucho. Al día siguiente había más de 100 personas esperando en la puerta”, declaró el chef francés a la agencia efe durante su entrevista. Este cocinero lleva siete años en Manhattan, y hasta ahora, no había visto nada igual. Su lanzamiento fue en mayo, y tras la gran acogida que obtuvo este nuevo manjar,  a día de hoy sigue agolpándose gente en la puerta para poder probarlo de manos del creador.

La regla que impuso este chef es la venta máxima de “dos cronuts por persona”; puesto que fabricaba 200 cronuts diarios y así podía llegar a un promedio de cien personas al día. Su precio está en cinco dólares cada uno, y hasta ahora, nadie ha querido perderse la oportunidad de probarlo. “Cuando hacen cola se encuentran con otra gente y lo viven como una experiencia”  asegura Ansel, más que contento por haber llevado a cabo su creación. Ansel, para evitar las grandes colas a las puertas de su negocio, ha aceptado pedidos por teléfono. Así la gente se ahorraba tener que esperar fuera con el calor acuciante de un Nueva York casi veraniego. Próximamente habilitará la posibilidad de hacer pedidos y reservas de cronuts por correo electrónico.

El secreto de este curioso plato es el aceite de pepitas de uva, muy poco conocido y utilizado. Aparentemente, el cronut es una bomba calórica que estropearía cualquier dieta, pero en realidad es un hojaldre ligero pues sus ingredientes son compatibles con cualquier dieta. Así que los que estábais preocupados por vuestra figura, ¡dejad de hacerlo! El aceite de pepitas de uva carece de colesterol, sin duda, una ventaja más que hace único este postre o desayuno.

Los famosos cupcakes siguen siendo líderes en repostería, pero si el cronut sigue como hasta ahora, muchos expertos no dudan en el desbancamiento de los bizcochos por esta nueva mezcla híbrida. Si quieres ver recetas o informarte de cómo preparar los mejores postres, no dudes en visitar Yocomo.