¡Sácale partido al horno!

tarta de queso

Si eres de los pocos o pocas que aún viven sin horno, o de esos muchos que lo tienen en casa y sólo lo utilizan para hacer pizzas del supermercado, este artículo es para ti.
A menudo me encuentro con mucha gente que tiene horno por tenerlo y que no le saca todo el provecho que podría. Son muchas las personas que asocian el horno con cocina difícil o, al menos, con una cocina a la que le tienes que dedicar muchas horas. Nada más lejos de la realidad. El horno es una herramienta muy útil que nos permite cocinar de forma más o menos rápida y además hacerlo sin ensuciar demasiado.
No importa que al comprar nuestro horno nos hayamos decantado por electrodomésticos baratos o por los más caros de la tienda. Aunque es cierto que en general, a más precio, más prestaciones y por tanto, mejores resultados, no hace falta tener un gran horno para poder cocinar en él todo los que nos apetezca.
Quería demostrar que un horno puede utilizarse para cocinar prácticamente de todo, así que he pensado que la mejor manera de demostrarlo es compartiendo un menú completo hecho con horno. Por eso he seleccionado tres vídeos que me han parecido muy interesantes.
El primer plato son los típicos macarrones con queso del sur de Estados Unidos. Lo único que se hace en esta receta fuera del horno es la cocción de la pasta.

De segundo tenemos un plato que tiene una pinta de chuparse los dedos. Se trata de pollo con patatas con una ligera salsa para dar sabor de vino blanco y ajo y perejil. Esto último puede hacerse al gusto, por supuesto. Una alternativa es usar aceite con hierbas provenzales al gusto.

Y el postre es, sencillamente, una delicia: cheesecake al estilo New York al horno. ¡Para chuparse los dedos!

Sin duda, una de las tartas preferidas por todos los adictos al queso. Imprescindible dejar reposar este delicioso plato por lo menos dos horas en la nevera para poder degustarla en su estado óptimo.
Y… ¡Listo! Ya tenemos preparada una deliciosa comida para toda la familia que podremos acompañar con vino o con la bebida que prefieras y, por supuesto, como la cocina es un arte puedes realizar todas las pequeñas modificaciones que quieras para adaptarlo a los gustos de los comensales.
Y tú… ¿Qué recetas nos propones? ¡La sección de comentarios es toda tuya!