Formación seguridad alimentaria: Tendencia a lo saludable

Tener una formación seguridad alimentaria al menos en una medida básica, es un deber de todos, pero lo es de manera especial para quienes están encargados de prestar servicios en la industria alimentaria, como los restaurantes.

Una mirada a las estadísticas mundiales sobre nutrición y obesidad, nos demuestran la necesidad de hacer correctivos en los hábitos alimenticios, medida que ha sido asumida por diferentes naciones que han planteado rutas para luchar contra esta peligrosa condición.

Inevitablemente, dentro de esta ruta están involucrados los restaurantes y en la actualidad, podemos ver cómo muchos han adaptado sus menús reflejando en ellos, platos más saludables y equilibrados.

En este sentido, a nivel gastronómico se ha desarrollado la tendencia de la comida saludable que no solo se limita al resultado en el servicio, sino que presta atención a todo el proceso de la cadena alimentaria, poniendo énfasis en la comunicación directa con el productor agropecuario y priorizando la utilización de alimentos orgánicos.

A todo esto, se suma una fuerte publicidad y estrategias de marketing orientadas a popularizar la tendencia por lo saludable, creando conciencia en el consumidor.

La comida rápida se suma a la causa

La mejor parte de esta iniciativa es el surgimiento de restaurantes de comida rápida pero saludable. Esto constituye una ayuda significativa a la causa por el cambio en los hábitos alimenticios y verdaderamente está teniendo resultados satisfactorios.

Por una parte, esto ha dado pie a la creación de recetas más creativas, lo que ha ayudado a que el consumidor cambie su opinión frente a lo poco atractivo que pudieran ser los platos saludables.

Y, por la otra, estas nuevas formas de elección y combinación de ingredientes naturales para la creación de comida rápida saludable, ha sido tan bien aceptada por el público, que cada día son más quienes repiten su elaboración en casa.

Y he aquí una razón fundamental del por qué hacía falta la cooperación de este sector; el acelerado ritmo de vida es una de las causas para optar por este tipo de comida, pero gracias a estas iniciativas, la preparación de comida rápida saludable en los hogares, ha aumentado. Sin embargo, aún falta mucho por avanzar en este tema.

Claves para conseguir el uniforme laboral para hostelería adecuado

Las claves para conseguir el uniforme adecuado para la hostelería se basan en dos principios fundamentales; comodidad y uniformidad.

El uniforme de la plantilla es un factor muy importante dentro de la imagen corporativa de la empresa. Los camareros son la cara visible del establecimiento y es importante que den una impresión óptima, ya que forman parte de la experiencia del cliente. Su imagen y actitud moldeará la impresión del cliente.

La uniformidad contribuye a otorgar una sensación agradable, tanto del personal como del local.

La coherencia entre el establecimiento y el uniforme da muy buena imagen de la compañía. Los colores y el estilo deben combinar con el ambiente y el diseño del local.

Para los camareros se puede optar por una combinación tradicional, pero infalible, compuesta de camisa blanca, con o sin chaleco, pantalón negro y zapatos oscuros. Se puede bordar un escudo en la camisa y chaleco para una imagen más compacta. Si el establecimiento lo permite, podemos incorporar toques de color, mediante líneas o estampados en los tejidos.

Siempre hay que tener en cuenta la estación del año en la que nos encontremos. En invierno apostaremos por camisas de manga larga con puños bien cerrados para trabajar con mayor facilidad y en verano camisas de manga corta de telas frescas y fluidas.

Para los cocineros, la última tendencia es apostar por chaquetas y camisas de colores, más atrevidas que las típicas blancas. El sistema de abrochado se puede elegir con botones tradicionales, automáticos, incluso cremallera, que queda oculta y no se ve.

En cuanto a las telas, en la actualidad contamos con tejidos anti fluidos, que lo que hacen es que las manchas no penetren en la tela. Con esto conseguimos que la prenda sea más fácil de lavar y permanezca como nueva durante más tiempo, alargando su vida útil. Otra de las ventajas que tienen este tipo de tejido es que no cambian de color y no necesitan ser planchadas.

Los gorros de chef también han evolucionado, ya no son tan altos como los de antaño. Incluso se puede optar, por pañoletas a juego del traje, para sujetar el pelo.

El calzado debe ser muy cómodo. Los zuecos crocs (ver ejemplo) son el modelo más popular y demandado, pero en esa línea existen otras marcas donde poder elegir. Es importante que sean de buena calidad y que incorporen una plantilla ortopédica, ya que el personal de hostelería tiene que estar muchas horas de pie, y esto hará que se note menos el cansancio.

El vestuario debe estar adaptado para mujer y para hombre. Para ello se puede elegir diferentes entallados o estilos dependiendo de la persona que lo vaya a llevar.

Es importante tener en cuenta que un vestuario laboral adecuado es una de las claves del éxito en un establecimiento hostelero. La ropa de trabajo además de proteger y facilitar la labor de los profesionales contribuye a mejorar la opinión de los clientes y ayuda a tener una visión más positiva de la marca.

Omelette con claras de huevo y hongos

Queremos compartirles una receta de comida ideal para los que están cuidándose para prevenir la obesidad se trata de una delicioso omelette con claras de huevo y hongos, así cuidaremos el colesterol evitando la yema, y lo prepararemos sin grasa para que puedan disfrutarlo sin culpabilidades.

INGREDIENTES

  • 2 claras de huevo
  • 4 champiñones rebanados
  • 2 láminas de cebolla blanca
  • 3 rebanadas de tomate
  • Pam (aceite de spray)
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano

En un sartén rociaremos con un poco de pan y pondremos la cebolla y los hongos y, mientras se cocinan un poco, en un recipiente pondremos las claras de huevo y las batiremos vigorosamente, agregaremos un poco de orégano, sal y pimienta. Calentaremos un sartén con un poquito de pan y dejaremos calentar un poco. Posteriormente agregaremos la mezcla de las claras en el sartén, dejaremos dorar un poco por la parte de abajo, y voltearemos del otro lado intentando no maltratar la tortilla del huevo, cuando el omelette esté bien cocido por los dos lados agregaremos la mezcla de los hongos con la cebolla en una mitad y cerraremos.

Picaremos las rebanadas de tomate en cuadros pequeños, luego combinaremos nuestro omelette con claras de huevo y hongos y encima le pondremos un poco de tomate.

Buen Provecho!