Cómo hacer un buen cochinillo

El cochinillo es uno de los platos más tradicionales de España, combinando una textura exterior crujiente con una carne tierna y jugosa por dentro, en su salsa. Cualquier invitado estaría más que satisfecho con un plato así. Y no es tan difícil de preparar. En Segovia se considera plato típico por excelencia, y en Ávila también se han unido a esta costumbre, y según qué ciudad, se prepara de una u otra forma. En Segovia no se sirven de especias, directamente aprovechan el jgo del propio cochinillo para darle todo el sabor. EL agua y la sal siempre acompañan al cochinillo, sin nada más, eso si lo quieres preparar al estilo segoviano. El cochinillo al horno está delicioso, veamos cómo se prepara:

Ingredientes:

– Un cochinillo (entre 4’5 kilos y 5’5 kilos, más o menos.

– Dientes de ajo

– Sal gorda

– Manteca de cerdo

– Tomillo y orégano

– Hojas de laurel

– Agua

Antes de empezar con el horneado, y después de haber comprado el cochinillo, procederemos a abrirlo por la mitad, desde la cabeza hasta el rabo, aunque yo recomendaría que fuera el carnicero quien deje preparado el animal. Después lo dejamos a un lado para pelar los dientes de ajo (con dos o tres es suficiente) y lo cortamos en trocitos pequeños. Lo mezclamos con la sal gorda, el tomillo y el orégano. Otra posibilidad es machacar mucho el ajo hasta que quede una pasta y se pueda mezclar mejor con todos los ingredientes. Otra recomendación es prepararlo un día antes, para que tenga más sabor.

Después precalentaremos el horno a 150 grados para que luego no tarde tanto en hacerse el cochinillo. Lo dejamos precalentándose durante una hora aproximadamente, mientras nos encargamos de extender el preparado que hemos mezclado antes con todos los ingredientes, por todo el cochinillo. Yo utilizo siempre una brocha para esta tarea. Después colocamos el cochinillo en una bandeja de horno o si es de barro, mucho mejor, y dejamos que la piel del cerdo quede hacia arriba.

Después hay que añadir a la bandeja un vaso de agua y las hojas de laurel para darle sabor. Se derrama por la parte de abajo, evitando a toda costa mojar la piel del cochinillo. Después derretiremos la manteca de cerdo a temperatura baja, durante dos minutos en el microondas. Después untaremos la manteca de cerdo previamente fundida sobre la cabeza y cuerpo del cerdo. Es importante que antes se pinche la cabeza y la piel del cuerpo para evitar que se formen bolsas de aire.

Y ya lo tienes, solo tienes que dejarlo en el horno hasta que quede bien dorado y crujiente, y listo.