Ya está aquí el buen tiempo, y con él, menús fresquitos

Este menú que os traigo lo he encontrado en Yocomo.net, el portal de gastronomía de recetas cocina, noticias, incluso tiene vídeos de cocina. Ahora que viene el calorcito, el buen tiempo (y el polen, son cosas que pasan) nos va apeteciendo un menú saludable pero que tenga más frescura de lo habitual. Dejamos atrás las recetas soperas, las fabadas, lentejas y los  platos calientes para dar paso a comidas más ligeras, protagonizadas siempre por ensaladas.  A lo que íbamos. El menú constará de tres platos: entrante, principal y el postre. De entrante te traigo una ensalada de tomate y pimientos. Como segundo, un buen filete empanado de bonito (puedes acompañarlo con patatas asadas, si quieres) y de postre un sorbete de limón fresquito.

La ensalada de tomates y pimientos:

Necesitarás tomates, un bote de pimientos ya aliñados, y tan solo tendrás que cortar los tomates en pequeños trozos comestibles para que quede elegante. El pimiento lo cortaremos en suaves y finas tiras y después procederemos a aliñarlo todo. Puedes darle un toque personal y añadirle daditos de queso, o incluso latas de atún, que además de decorar y darle un contraste de colores, también le dota de gusto a la ensalada. Dependiendo de cuántos comensales seáis, deberás cortar más o menos tomates. Después puedes añadirle, si te apetece, cebolla o cebolleta para que el sabor no sea tan fuerte. Como de segundo te traigo pescado, puede que no consideres oportuno añadirle atún a la ensalada. En ese caso, tienes otro tipo de posibilidades como por ejemplo, la mozzarella, o un toque de maíz que también le da mucho colorido. Aceitunas negras pegan perfectamente con estos ingredientes.

De segundo, el bonito empanado. Si estás a dieta o quieres mantener la línea te recomiendo que directamente lo hagas a la plancha o con un simple rebozado, y no te complicas la vida. Pero para los más exigentes, la receta viene con el empanado incluido. Necesitaremos unos cuántos filetes de bonito, dependiendo de cuántos comensales seáis, y vamos a proceder a salarlo, y ponerlo en remojo durante unas horas en la nevera. El baño que le vamos a dar está formado por leche, unos cuántos ajitos bien troceados y perejil, que le da ese toque personal. Colocaremos los filetes sobre esta mezcla, y a la nevera para que macere. Después lo sacamos, y lo empanamos directamente. Si lo quieres rebozar, cn cubrirlo de harina para rebozar es más que suficiente. Si quieres empanarlo, tendrás que colocar un huevo batido en un plato, y pan rallado en otro. Primero extendemos bien los filetes sobre el huevo, y después los cubrimos con el pan rallado, y a la sartén. A la hora de freír es importante tener el fuego no muy alto porque sino el pan se quema rápido y el pescado queda crudo. Se fríe con abundante aceite durante poco tiempo a una temperatura media y ¡listo!

El postre es lo más sencillo del mundo: un sorbete de limón que solo necesita de un helado de limón bien batido (batidora vale, o sino un robot de cocina) y ya le añades el toque que prefieras, champán, cava… Muy sano, digestivo y fresco.

Esta receta la he sacado de Yocomo.net, el portal que he comentado antes. Si buscas alguna otra alternativa, no dudes en visitar la página web. Encontrarás muchos consejos y recomendaciones de cocina.