Claves para conseguir el uniforme laboral para hostelería adecuado

Las claves para conseguir el uniforme adecuado para la hostelería se basan en dos principios fundamentales; comodidad y uniformidad.

El uniforme de la plantilla es un factor muy importante dentro de la imagen corporativa de la empresa. Los camareros son la cara visible del establecimiento y es importante que den una impresión óptima, ya que forman parte de la experiencia del cliente. Su imagen y actitud moldeará la impresión del cliente.

La uniformidad contribuye a otorgar una sensación agradable, tanto del personal como del local.

La coherencia entre el establecimiento y el uniforme da muy buena imagen de la compañía. Los colores y el estilo deben combinar con el ambiente y el diseño del local.

Para los camareros se puede optar por una combinación tradicional, pero infalible, compuesta de camisa blanca, con o sin chaleco, pantalón negro y zapatos oscuros. Se puede bordar un escudo en la camisa y chaleco para una imagen más compacta. Si el establecimiento lo permite, podemos incorporar toques de color, mediante líneas o estampados en los tejidos.

Siempre hay que tener en cuenta la estación del año en la que nos encontremos. En invierno apostaremos por camisas de manga larga con puños bien cerrados para trabajar con mayor facilidad y en verano camisas de manga corta de telas frescas y fluidas.

Para los cocineros, la última tendencia es apostar por chaquetas y camisas de colores, más atrevidas que las típicas blancas. El sistema de abrochado se puede elegir con botones tradicionales, automáticos, incluso cremallera, que queda oculta y no se ve.

En cuanto a las telas, en la actualidad contamos con tejidos anti fluidos, que lo que hacen es que las manchas no penetren en la tela. Con esto conseguimos que la prenda sea más fácil de lavar y permanezca como nueva durante más tiempo, alargando su vida útil. Otra de las ventajas que tienen este tipo de tejido es que no cambian de color y no necesitan ser planchadas.

Los gorros de chef también han evolucionado, ya no son tan altos como los de antaño. Incluso se puede optar, por pañoletas a juego del traje, para sujetar el pelo.

El calzado debe ser muy cómodo. Los zuecos crocs (ver ejemplo) son el modelo más popular y demandado, pero en esa línea existen otras marcas donde poder elegir. Es importante que sean de buena calidad y que incorporen una plantilla ortopédica, ya que el personal de hostelería tiene que estar muchas horas de pie, y esto hará que se note menos el cansancio.

El vestuario debe estar adaptado para mujer y para hombre. Para ello se puede elegir diferentes entallados o estilos dependiendo de la persona que lo vaya a llevar.

Es importante tener en cuenta que un vestuario laboral adecuado es una de las claves del éxito en un establecimiento hostelero. La ropa de trabajo además de proteger y facilitar la labor de los profesionales contribuye a mejorar la opinión de los clientes y ayuda a tener una visión más positiva de la marca.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web